Reflexiones del arte y ciencia de la gestión del personal

Reflexiones del arte y ciencia de la gestión del personal

Cuándo argumentamos a favor de la diferenciación y se la relaciona con el desempeño de nuestro personal, la eficacia de los sistemas de valoración por rendimiento funcionan igual de bien como en las empresas japonesas. Pero las preguntas siempre son: ¿Tenemos a los jugadores adecuados? ¿Estoy verdaderamente preparado para dirigir y seleccionar a mi gente? ¿Puedo pensar en crecer?

La gestión de personal cubre un gran abanico de retos y situaciones que todo director debe atender de manera primordial en su empresa.

De los recursos humanos al capital humano

En el pasado, los “recursos humanos” se ocupaban de tener el control de la nómina y de las quejas que los empleados ponían. Hoy tenemos el reto de conocer y dominar el tema del “capital humano” para garantizar los mejores lugares para trabajar y poder desarrollar a nuestro recurso mas valioso, que es nuestra gente (y para ello, se necesita a un encargado de gestión del personal).

La persona encargada de la gestión del personal, lo que significa una gran misión dentro tu empresa, es la segunda persona mas importante dentro de cualquier organización; para el Director General, el Gestor del Capital Humano debería estar al mismo nivel que el analista Financiero o Contable.

El trabajo del Gestor o Líder de Capital Humano (o delimitado como Encargado de Gestión del Personal) debería ser considerado tan importante como cualquier otra función de la empresa, en sí junto al Director de la empresa, sentado a la mesa donde se toman las decisiones.

Lamentablemente, la gestión del personal es una situación es desconocida para muchas empresas, por varias razones. Primero, porque es un intangiblees difícil de cuantificar y pareciera que la labor de Recursos Humanos ha sido a través del tiempo sólo un departamento de control de vacaciones, nómina, despidos y contrataciones.

Resulta aún mas importante el hecho de que normalmente quienes llevan las riendas de estos puestos están inmiscuidos en intrigas, sin una formación ni capacitación que les ayude a afrontar las situaciones que se presentan. No se involucran lo suficiente como para conocer al equipo, canalizar a los enfadados, negociar finales dignos, ni mucho menos lograr compromisos con la gente.

¿Cómo encontrar al encargado de la gestión del personal?

La gran incógnita es… ¿Cómo hacerlo? ¿Dónde encontramos a este perfil híbrido que pueda entender a la empresa, conocer y vivir la filosofía?

Este perfil demanda visualizar el crecimiento del personal a través de sistemas de compensaciones, planes de vida y carrera, medición del clima organizacional para identificar la cultura y saber como moverla de manera benéfica para la empresa bajo un esquema de planeación estratégica.

Hay que saber que para crear mecanismos efectivos, es decir (dinero, reconocimiento y formación) para motivar y retener al personal, debemos desarrollar el capital humano de nuestra empresa.

Es a por ello que antes de pensar en “qué”, hay que preguntarse con “quién” vamos a hacer los cambios. La decisión es tuya, sólo debes enfocar tus recursos e identificar los parámetros con los cuales vas a medir el crecimiento planeado.

Deja un comentario