Buscando a los mejores empleados, ¿De qué están hechos y formados los magníficos?

Buscando a los mejores empleados, ¿De qué están hechos y formados los magníficos?

El proceso de reclutamiento y contratación en las empresas ha escalado a una evolución de mejores prácticas para lograr atraer a los mejores empleados (a los “Magníficos“) a las organizaciones.

Los filtros en la contratación para encontrar a los mejores empleados

Antes de la contratación, el candidato seleccionado debe de pasar por tres filtros. El primer filtro es “decir la verdad y mantener su palabra”, afrontar las decisiones pasadas, admitiendo que quizá cometieron errores y los solucionaron, a esto se le llama integridad.

Para probar la integridad del candidato sí procede de adentro, con una promoción interna del puesto es sencillo, ya que lo hemos visto en acción y podemos evaluar su integridad.

El punto es cuando contratamos colaboradores externos, habría que confiar en su referencia y su reputación; sin embargo es ahí donde tenemos que darle un valor mayor a nuestro instinto, este instinto se desarrolla y se vuelve una competencia que deberían de tener nuestro personal de RH, no debemos temer a utilizarlo.

Con la información de la investigación de referencias y trabajos pasados, agregando las observaciones objetivas del reclutador podemos tomar la decisión del mejor candidato en pro de sumar a nuestra plantilla a los mejores empleados.

El segundo filtro es “identificar su gran curiosidad intelectual”, es decir identificar su Inteligencia, entendiendo Inteligencia como su hambre por aprender, su amplitud de conocimientos que le permitan trabajar, dirigir a otros, así como de afrontar nuevos retos, tenemos que tener cuidado de no confundir inteligencia con formación académica, con grados educativos.

La gente inteligente en sí proviene de muchas escuelas, incluyendo las que aun no tienen nombre registrado.

El tercer filtro es la madurez, y no tiene correlación con la edad; las personas maduras respetan las emociones ajenas, se sienten seguras pero son humildes en sus acciones.

Al igual que con la integridad no existe un instrumento para medir la madurez, debemos fiarnos de nuestro instinto y de la información de la referencia y reputación del candidato.

Ante los mejores empleados se pregona con el ejemplo

En esta dura tarea, el líder es un maestro y un capacitador que permitirá que la cultura en la empresa comience a cambiar con el ejemplo.

Así, no se trata de negarse a realizar las actividades, sino de identificar en los cuadrantes de la administración del tiempo a donde pertenece, con la intención de educarnos a nosotros mismos y a los que nos rodean en la importancia del respeto del tiempo.

Existe mucho escrito al respecto, sin embargo una técnica de aplicación practica es identificar las actividades de la siguiente manera:

  1. Las actividades Tipo 1: quiénes se encuentran en esta dimensión son personas que están enfocadas en lo importante y lo urgente. Viven situaciones que les generan crisis, los proyectos vencidos, los trabajos que debieron entregarse para ayer, ausencia total de planeación, logrando situaciones de salud que ponen en riesgo su todo.
  2. Actividades del Tipo 2: es una combinación ideal, que contiene lo importante con lo no urgente, traducido a planeación. Existe la priorización de lo que tiene que hacer para alcanzar los objetivos y cumplir el plan trazado; existe tiempo destinado a la familia, recreación, educación, desarrollo personal.
  3. Actividades del Tipo 3: es la dimensión de lo no importante y lo no urgente, existe una falta de planificación, por lo que no se sabe que es importante y existe confusión con las actividades recreativas, es decir se vive en la mentira respecto a lo que quiere lograr, su vida esta en función de lo que los demás quieren que haga, depende de quien tiene cosas urgentes y se las delega, no teniendo opción de elegir, sino de apagar fuegos.
  4. Actividades del Tipo 4: es la dimensión de lo no importante y no urgente, quienes se encuentran en esta dimensión son personas que deciden ocupar su tiempo en cosas triviales, cosas que no les permiten construir nada, solo pasar por el tiempo. Sin una medición clara de lo que han hecho respecto a lo que quieren lograr.

Si bien ningún cuadrante es mejor del otro, todo va en función de la meta u objetivo que se quiere alcanzar, lo importante es identificar a las actividades que pertenecen a cada tipo de actividad

Tarea personal: identificarte y saber decir “no”

La intención es que a partir de hoy, tengas en mente los tipos de actividades, de tal forma que cada actividad que te asignen o te deleguen puedas mentalmente ubicarla entre los 4 tipos, y poder tomar decisión de si hacer el compromiso o bien basándote en tu “Código de Integridad” debes de decir que “No”, es ahí cuando la culpa desaparece, porque tiene un fundamento que va alineado a tu código, y ese código esta en función de tu visión y tu planeación personal.

Entre los importantes cambios psicológicos a los que estarás expuesto es precisamente el darte la oportunidad de evaluar e identificar a los mejores empleados de tu cuadrilla.

Es entonces donde comenzaras a desarrollarte como individuo, tu motivador será el porcentaje de tiempo que te liberara el delegar sin culpa, para que lo dediques en primera instancia en la planeación y en la supervisión de lo delegado.

Si bien delegar es la meta inicial, el esfuerzo debe enfocarse en la supervisión. Recuerda que para delegar tenemos que asegurarnos de 2 cosas:

  1. Primero: tener claramente identificadas las competencias laborales y técnicas de la persona a quién le vas a delegar la actividad.
  2. Segundo: Dejar establecida la intención, alcance, tiempos de entrega, herramientas a utilizar, especificaciones de la actividad, para que asegures que la acción a tomar tenga el impacto y el resultado que esperas de ella.

Si bien en la medida que nos propongamos a hacer el cambio, nuestro equipo comenzara a tener una madurez administrativa que liberará tu agenda, con la intención que te ocupes de lo “importante y no urgente”.

Deja un comentario