La inteligencia emocional, elemento clave de un consejero directivo

La inteligencia emocional, elemento clave para un consejero directivo
Comparte:

Una de las grandes necesidades dentro de los procesos de implementación de gobierno corporativo es el saber integrar a las personas correctas dentro de los organismos de gobernanza, como puede ser el propio consejo directivo.

En esencia, la organización clásica buscaba que el consejero o consejera en función tuviera un perfil ejecutivo “senior”, en donde predominaban aspectos como la experiencia y el coeficiente intelectual; sin embargo, uno de los aspectos clave -que muchas veces se deja de lado- es la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional como clave del éxito

Estudios desarrollados en la primera década del siglo veintiuno por profesionales de alto calibre en el ramo como C. Fernández-Aráoz y Daniel Goleman denotaron que la inteligencia emocional es el factor de éxito más alto en un perfil de un ejecutivo de alto mando (en el 74% de los casos), por encima de factores como la experiencia (71%) o el coeficiente intelectual (48%).

Es así como un consejero o consejera con amplia experiencia o coeficiente intelectual puede fallar en su misión si las competencias relativas a la inteligencia emocional no están realmente desarrolladas dentro de su psique.

Es justo el punto anterior el cual nos debe llevar a plantear, en cada caso y cada organización, una serie de criterios y procesos en el proceso de reclutamiento y selección de consejeros y consejeras; el no tomar en cuenta esto puede, potencialmente, dejar de lado a los mejores candidatos con el potencial de desempeño más alto.

¿Qué debemos de medir, con relación a la inteligencia emocional?

Ahora bien, con el problema expuesto, es claro que la inversión en tiempo y dinero para la evaluación del candidato a consejero directivo debe ser alto (per se, enfatizando la necesidad de análisis en materia de inteligencia emocional), pues en esa proporción se dará el retorno de inversión organizacional.

Lo importante aquí es comprender qué es lo que debe ser analizado y evaluado. Aunque no es una ley o máxima, algunos de los aspectos más importantes que son relativos al “paquete” que representa la inteligencia emocional serían los siguientes:

  • La capacidad de autoevaluación de manera precisa
  • Control propio y consciencia sobre todos los aspectos personales
  • Integridad, expresada en la vertiente personal y profesional
  • Enfoque a resultados
  • Capacidad de auto-motivación
  • Empatía, escucha del otro y, en esencia, capacidades interpersonales de comunicación
  • Habilidades sociales y capacidad de persuasión

¿Cómo ha sido tu experiencia con relación al reclutamiento de miembros consejeros o de altos mandos para tu organización? Nos encantaría leerte e interactuar contigo en la caja de comentarios.

Artículo desarrollado por M. Alfredo Molina Rivera
En revisión por PhD. María Elena Alarcón

Deja un comentario